Salomon Fellraiser. Parte II.

A fin de continuar con el análisis bajo todas las circunstancias del modelo Fellraiser de la casa Salomon, hoy os describo mis impresiones tras ponerlo a prueba sobre superficie nevada. Un terreno que ha de resultarle, a priori, más propicio que el elegido en la Prueba I, dada su condición de zapatilla diseñada para rendir a alto nivel sobre barro, hierba y, precisamente, nieve.

SalomonFellraiserParalelo70

Foto realizada por Paralelo 70

Para realizar este test, me he desplazado en dos ocasiones al Coll de Pal, entrenando varias veces en el trayecto comprendido entre la cima del Puigllançada y el refugio del Niu de l’Áliga.

Aquí podéis disponer de los tracks 😉

Fellraiser día 1

Fellraiser día 2

* NOTA: Resulta muy recomendable, diría que imprescindible, en caso de realizar una ruta bajo condiciones similares a las descritas en este vídeo, llevar, como mínimo (y aparte de toda la ropa de abrigo que se pueda llegar a necesitar), unos crampones para zapatillas e, incluso, raquetas  de nieve, si el espesor y características de la misma lo exigen.

Anuncios

Icebug Certo. Prueba de polivalencia.

Icebug, marca sueca de reconocido prestigio, principalmente por ofrecer productos de alta calidad, tanto en acabados como en prestaciones, y, a su vez, por haber desarrollado un compuesto de suela excepcionalmente adherente en superficies resbaladizas, presentó la primavera pasada el modelo Certo, el cual se postula como uno de los más polivalentes de su presente catálogo de zapatillas de trail.

certo6

En la prueba que os presento a continuación, os desvelo si realmente puede rendir a alto nivel en circunstancias antagónicas a aquellas en las que despliega sus mayores virtudes. Os animo a descubrirlo!

Salomon Fellraiser. Parte I.

Fellraiser

– Peso: 290 grs. en talla 9 U.S.A.

– Altura de la media suela: 12 mm – 6 mm.

– Suela: Contagrip.

– Atado: Quicklace.

– Mediasuela: EVA moldeada.

– Lengüeta: Ortholite.

– Diseñada para máximo agarre en barro y nieve.

En esta primera toma de contacto, someto a este nuevo modelo de Salomon a una prueba sobre un terreno para el que no ha sido específicamente concebida, a fin de evaluar su polivalencia:

Brooks Cascadia

Mi experiencia con este popular modelo de Brooks se remonta a 2008. En aquel año la versión 3 se postuló como una alternativa seria a la top ventas Salomon XA-PRO 3D, que había sido mi zapatilla de trail de referencia hasta la fecha. Las diferencias entre ambas eran notables, pero las virtudes que sugerían las Brooks, las hacían muy atractivas.

Cascadia 3Con la Cascadia, Brooks proponía una zapatilla bastante ligera, muy cómoda y con una amortiguación agradable. A su vez, la prominencia de su taqueado ofrecía una destacable tracción. Con todos estos ingredientes, la Cascadia se postulaba como una zapatilla muy apta para progresar rápido por la montaña. Tan solo había que adaptarse a una sujeción el pie que, aun siendo adecuada en la zona del empeine, permitía bastante holgura en las restantes partes.

Recuerdo como si fuera ayer el día que las estrené. Incumpliendo la regla básica de no estrenar zapatillas en una carrera, se me ocurrió la genial idea de realizar la carrera del Taga con ellas.

Durante el ascenso me agradaron, aunque, con el paso de los kilómetros, fueron dando de sí, obligándome, al llegar a la cima, a pararme a fin de reapretarme los cordones para evitar acometer el exigente descenso con los pies bailando totalmente dentro de las zapatillas.

Tras esta puesta de largo, mi adaptación fue total, pareciéndome un modelo de lo mas polivalente, apto para ofrecer un gran rendimiento tanto en kilómetros verticales como en maratones.

Por aquel entonces ya habia realizado el UTMB, pero, a pesar de la excelente protección de la fascia que ofrecía, no me parecía que una zapatilla tan liviana y con escasa protección superior fuera apta para ultras. Por otra parte, el agarre de su suela en roca mojada no era para tirar cohetes, apartado este en el que las Asics Trabuco, modelo de referencia para ultras, les ganaba la partida por goleada.

En 2009 salió al mercado su cuarta edición y, como me había convertido en fiel seguidor, las adquirí. Con respecto a la 3 apenas noté diferencias. La suela era básicamente la misma y, tan solo, aprecié ligeros cambios en su parte superior, los cuales estaban encaminados a mejorar un poco la sujeción y protección el pie.

Cascadia 4

Durante la primavera de la temporada 2009 les saqué bastante partido pero para ultras seguía sin apostar por ellas.

Al año siguiente se presentó la versión 5 pero, al comprobar que Brooks apostaba por el continuismo (eran como un “mix” de la 3 y la 4), no me animé a comprarlas. Además, por aquel entonces empezaban a emerger otros modelos en el mercado que tenían el “sano” propósito de hacerles la competencia, así que me dediqué a testear otras opciones. Mesi, sin embargo, se decantó por ellas y estuvo muy satisfecha con su rendimiento.

En 2011, con el lanzamiento de la versión 6, sí que se producen cambios significativos. Cascadia 6La dieta de engorde a la que ha sido sutilmente sometida desde su lanzamiento, se manifiesta sin reparos en esta edición. Ahora su protección, sujeción y amortiguación son las propias de una zapatilla de ultra trail. Por otra parte, el agarre de su suela, sin ser espectacular, mejora sensiblemente. Dado el cambio introducido las elijo como zapatilla para ultras o carreras mas cortas en las que las molestias musculares me hacen demandar mayor amortiguación. Con ellas completo, entre otras, Carros de Foc (Open), Cavalls del Vent (Open y la carrera), así como con otro par, la Transalpine run de 2012. Su rendimiento me parece excelente, pero ya las empiezo a encasillar en la larga distancia.

20130906_155215En 2012 sale al mercado la versión 7, la cual incorpora un original sistema de atado asimétrico de los cordones. En mi caso, al tener todavía dentro de su vida útil unas Cascadia 6, no las llego a probar. Mesi, sin embargo, pasa de la 5 a la 7. Con este modelo no siente las mismas satisfacciones que con la 5. El sistema de atado no le convence en absoluto y se queja de que el pie le “baila” dentro de la zapatilla por muy bien que se ate los cordones. Una pena, ya que el modelo 6 ofrecía una sujeción del pie sobesaliente. En todo lo demás es un modelo continuista sobre la 6, no aportanto ninguna mejora sobre ésta, con lo que, en definitva, valoramos como un paso atrás de Brooks en la mejora de este modelo.

Finalmente llegamos a a 2013, año que arranco con lesiones varias que me animan a probar la recién salida del horno versión 8. Parece que esta vez se incorporan numerosos cambios y tengo ganas de valorarlos.

Lo primero que me llama la atención es que, a pesar e que Brooks anuncia que el peso ha disminuido gracias a la incorporación del material de la Cascadia 8 (2)media suela de las Pure Grit, realmente a mi me parecen unas zapatillas pesadas. En fin, dadas mis molestias, lo que mas me importaba en ese momento era la protección de su suela, así que las adquiero igualmente.

Tras algún que otro rodaje para irlas domando un poco, decido utilizarlas en la Marató de la Vall del Congost. El día es bastante húmedo y la lluvia caída la noche anterior convierte algunos sectores del recorrido en lodazales. Para esta carrera me hubiera gustado calzarme algo mas ligero y con mayores prestaciones pero, dado mi estado físico, preferí no arriesgar.

Su rendimiento me parece bastante bueno, aunque el ajuste asimétrico me da una impresión de menor sujeción del empeine que el tradicional. Tampoco la sujeción del talón es la que era en la versión 6, debido, en este caso, a una menor altura de la zapatilla en la zona del tobillo. Sin embargo, celebro que la suela de la zapatilla sea sensiblemente mas estrecha en la parte del talón que sus predecesoras, ya que siento la pisada un poco mas natural. Por lo demás, el comportamiento es el que cabría esperar de este modelo: correcto, sin defraudar gravemente en nada ni, tampoco, destacar especialmente en ningún apartado, salvo su excelente amortiguación y protección de la planta del pie.

Tras esta prueba de fuego, las he ido utilizando en otras ocasiones, aunque pocas, debido principalmente a que me he rendido ante las bondades de las Salomon Sense Mantra, las cuales, con un peso bastante mas contenido que las Cascadia, ofrece lo mismo que éstas y mucho mas.

Aun asi, con ánimo de reservar un par de Sense Mantra en buenas condiciones para el CCC, decidí utilizar las Cascadia para mis últimos entrenamientos en la zona de Vall de Núria. Es cierto que el terreno en ese enclave es bastante técnico, pero no he podido sentirme más defraudado con estas zapatillas cuando, tras solo dos días de entrenamiento en la zona, completando en total unos 50 kms., acontece lo siguiente:

Cascadia 8

No me parece de recibo que una zapatilla de montaña del prestigio y solera de las Cascadia puedan saltarle los tacos tras apenas 200 – 250 kms de uso. Considero que la robustez de la suela debe ser testeada con rigurosidad antes de sacar el modelo al mercado y, máxime, cuando las anteriores versiones no sufrían esta incidencia. Lo más curioso del asunto es que, por el modo de desprenderse los tacos, deduzco que ha tenido que suceder durante algún ascenso, que normalmente son menos agresivos que los descensos.

En fin, con todo lo expuesto, mis conclusiones son claras:

La Brooks Cascadia se ha estancado, principalmente porque se ha preocupado más del diseño y sus colores impactantes que de conseguir estar a la altura de lo que hoy en día se exige en una zapatilla de referencia. A mi personalmente, su diseño espectacular no me eclipsará mas si no hay algo detrás que justifique su adquisición.

En mi opinión, Brooks debería hacer una de estas dos cosas de cara a 2014:

– Desarrollar la Cascadia 9, teniendo en cuenta que ha de ser sustancialmente aligerada respecto a la actual (hoy en día debe ser inferior a los 300 grs. en talla 9 USA), mejorando también la sujecion del pie y, por supuesto, dotando a la suela de la robustez necesaria. Finalmente, una disminución del drop también sería deseable.

– Seguir con su línea continuista a fin de satisfacer a los incondicionales seguidores de este modelo, arreglando, por supuesto, los fiascos de la versión 8 y, sacando al mercado, en paralelo, un nuevo modelo que esté a medio camino entre la Pure Grit y la Cascadia, que aglutine lo mejor de ambas. Esta sí que podria ser una gran zapatilla de trail running actual.

Ánimo Brooks, vosotros podéis!!!

Sense Mantra Vs Sense Ultra. Polivalencia Vs Competición.

Hacía mucho tiempo que Salomon no acababa de “hacerme tilín” con ningún modelo de zapatillas que sacaban al mercado, exactamente los seis años que se cumplieron desde que adquirí mis últimas XA PRO-3D. Pero este “maleficio” se ha roto recientemente y las culpables no han sido otras que las Salomon Sense Mantra, las cuales captaron poderosamente mi atención desde el primer momento que las tuve entre mis manos.

Mantra

Ya antes de probármelas ví en ellas características que me parecían fundamentales en una zapatilla a día de hoy. Primeramente, su peso, ampliamente por debajo de los 300 gramos ya era un punto a su favor. Por otra parte, su drop de 6 mm, así como una protección del pie cuidadosamente estudiada, en la que no falta de nada pero donde tampoco sobra, me sedujeron totalmente. Una vez puestas comprobé que su apariencia no engañaba. Su ajuste me pareció excelente y el feeling caminando con ellas fue de ligereza y protección. Estos primeros pasos también me inclinaron a pensar que su estabilidad tenía que ser muy buena, a pesar de no contar, afortunadamente, con especiales dispositivos para lograrlo.

Finalmente me animé a adquirirlas, principalmente porque llevo una temporadita con una metatarsalgia que me está dando la lata y las Mantra me ofrecen lo que otras zapatillas de características parecidas que tengo me niegan; una protección de la parte delantera de la fascia contundente.

Diez kilómetros de rodaje a ritmo intenso me bastaron para saber que con este modelo podía competir en el LTBCN (71 k) con ciertas garantías de que mi lesión no iba a agravarse, así que, al día siguiente, estaba en la línea de salida del LTBCN con mis inmaculadas Sense Mantra.

LTBCN_equipoLo cierto es que esta iba a ser una prueba de fuego en toda regla. Las condiciones meteorológicas fueron muy duras, lloviendo prácticamente durante todo el día y teniendo que atravesar por ello muchos tramos delicados de barro y roca mojada.

Conforme avanzaban los kilómetros más me reafirmaba en las virtudes que había encontrado casi sin ponerlas a prueba. Su capacidad de amortiguación y protección me estaban pareciendo sobresalientes lo que, para su peso, es todo un logro. También me estaba sintiendo muy cómodo con ellas, demostrando, a su vez, una capacidad de evacuación del agua muy buena, a pesar de la lengüeta Endofit, que envuelve la parte central del pie y que, a priori hace pensar que frenará la salida de agua. Los únicos puntos mejorables que le encontré son la tracción y agarre de su suela en roca mojada, para lo cual siempre es difícil alcanzar la excelencia, pero también es cierto que he probado modelos que funcionan sustancialmente mejor que las Mantra sobre esta superficie, eso sí, a costa de una escasa duración de su suela. De todos modos, la el compuesto Contagrip nunca ha sido Santo de mi devoción. RDJ_8731_carreraPor otra parte, la rigidez de la suela en la parte de los metatarsos (gracias al Profeel) y que tan bien me estaba viniendo para proteger mi lesión, me estaba provocando no ser tan preciso en las bajadas especialmente técnicas. Esto es debido a que estoy muy acostumbrado a la flexión en esta zona, que es lo que me transmite sensación del terreno y que yo interpreto para actuar en consecuencia y mantener la estabilidad. Con las Mantra siento que mis apoyos deben ser ligeramente diferentes, lo cual no quiere decir que peores y es algo a lo que debo adaptarme. Desde luego, con la lesión que padezco, las ventajas son muy superiores a los inconvenientes.

Ni que decir tiene que los kilómetros fueron pasando y las Mantra me condujeron felizmente a la meta en poco más de 8 horas, sin mayores consecuencias que unas piernas lógicamente doloridas, pero no especialmente, ello a pesar de que aproximadamente el 80-85% del recorrido era perfectamente “corrible”, lo que hizo que el impacto a soportar fuera mayor que en otras pruebas de similar distancia.

Bueno, el caso es que, embriagado todavía con el efecto “Sense” decidí dar un paso más, así que, con el objetivo de aumentar mi arsenal de “pesos pluma” con protección plantar, me decidí por las Salomon Sense-Ultra.

Sense UltraPara su puesta de largo decidí completar un recorrido de 32 kms. y poco más de 1800+ por el Parque Natural del Montseny. Nada más arrancar me dí cuenta de dos cosas. La primera, que son rapidísimas. Su escaso drop de 4 mm unido a un peso de 210 gramos y un ajuste espectacular, hacen que salgas volando sin darte casi ni cuenta. Por otra parte, sin embargo, su escasa amortiguación y su rigidez en la suela, hacen que, en mi opinión, no sea una zapatilla para todos los públicos (de las Mantra a estas hay un salto bastante grande). Para sacarles partido y no sufrir lesiones con ellas estimo imprescindible cumplir dos requisitos; tener una buena técnica de carrera, en la que aterrizar de talón no debe contemplarse como opción y, además, ser preciso en los apoyos, ya que no toleran demasiado los errores y su protección lateral es prácticamente inexistente. No debemos perder la perspectiva de que es un modelo orientado a la competición. Quizás no tan radical como las Sense “a secas”, pero casi..

Mi técnica de forefooter, por suerte o por desgracia (porque de ahí viene mi lesión en los metatarsos), facilita que pueda sacarle partido a estas zapatillas desde el primer momento. Aun así, en las zonas técnicas he de mantener la concentración para no dar pasos en falso y, en ocasiones, me cuesta ir rápido con ellas. Lógicamente, a todo hay que irse adaptando. El agarre de su suela, sin ser malo, al igual que en las Mantra, no es sobresaliente. También hay que tener en cuenta que un compuesto más blando iría en detrimento de una ya de por sí corta vida útil.

Desde luego subir con ellas es un placer. La tracción que otorgan sus tacos es buena y su ligereza una bendición. En llano sencillamente se vuela y, bajando, si el terreno no está muy roto, también. La protección de la puntera es más que suficiente para no sufrir golpes en los dedos y la protección de la planta del pie, como ya comenté con las Mantra, una característica a agradecer.

Entreno MontsenyTras completar sin problemas los 32 kilómetros planeados mi conclusión es que es una gran zapatilla, pero que hay que tomarse con prudencia. A pesar de que Salomon las propone como modelo para ultras yo, por ahora, no me planteo, ni por asomo, completar ninguno con ellas. Prefiero acometerlos con las Mantra y, mientras, seguir realizando entrenamientos como el descrito con las Sense-Ultra, a fin de alcanzar una plena adaptación a este modelo sin llevarme sorpresas desagradables.

En fin, me alegro de que Salomon haya sacado al mercado estos modelos. Las Mantra me parecen un modelo muy interesante y polivalente. Quizás las etiquetaría como “las XAPRO-3D de trail-runnig 2.0”. A mi, personalmente, me están salvando la temporada 🙂

Brooks Pure Grit. Minimalismo contenido y libertad sin límites.

Hace tiempo que tengo este modelo de zapatillas. A diferencia de LaSportiva Crosslite 2.0, Brooks Cascadia, Brooks Ghost  y Launch (estas dos últimas para asfalto), las Pure Grit me las calzo esporádicamente y para entrenamientos muy concretos. Lo cierto es que comulgo lo justo con el tema del minimalismo, pero también entiendo que la ligereza es un ingrediente importante que nos puede llevar a alcanzar un mayor rendimiento.

Sigue leyendo