Less is more…make it simple…

En toda evolución de un trader, se pasa por una época, más o menos larga, en la que explora entre los 1001 indicadores (y creo que me quedo corto) que ofrecen, tanto las distintas plataformas como los que determinados operadores han creado a su medida. El que más o el que menos ha visto inundada su pantalla de líneas, sombras,…y reducida la pantalla del precio a una parte ínfima de la plataforma porque la parte inferior lo ocupan el ADX, el MACD, el RSI,… Por supuesto, me incluyo en el “pack”, pero, el caso es que, de un tiempo a esta parte, he puesto en práctica una estrategia que se basa única y exclusivamente en la acción del precio, sin más, así que, para ello, lo único que necesito monitorizar en la pantalla es el gráfico con el precio, mostrado en candlesticks. No os imagináis lo relajante que resulta despejar la pantalla de medias móviles, Bollinger Bands,… Una vez hecho esto, aun hay que simplificar más, ya que solo me voy a fijar en una figura muy concreta, que no es otra que las velas envolventes.

Vela envolvente alcista: Engulfing_bullish Como puede comprobarse, la vela alcista comienza por debajo del punto de cierre de la vela bajista anterior y finaliza por encima del punto de inicio de dicha vela bajista. En mi caso particular, he de comentar que no tengo en consideración las sombras que ambas velas hayan podido formar. Sin embargo, muchos traders que utilizan las velas envolventes sí aplican reglas a tenor de las sombras. En mi caso, la única regla que aplico, y de un modo discrecional, es que, si la vela envolvente (la alcista) ha dejado una sombra por su parte superior de tamaño superior a 1/3  la longitud total del cuerpo de la vela, suelo descartar la entrada.

Vela envolvente bajista: Engulfing_bearish En este caso, se produce lo mismo, pero a la inversa. Se trata de una vela envolvente bajista cuyo punto de inicio está por encima del punto de finalización de la vela alcista previa y su punto de finalización está por debajo del punto de inicio de la vela alcista previa. Al igual que en el caso anterior, la única regla que aplico respecto a las sombras, y de un modo discrecional, es que, si la vela envolvente (la bajista) ha dejado una sombra por su parte inferior de tamaño superior a 1/3  la longitud total del cuerpo de la propia vela, suelo descartar la entrada.

Las reglas que aplico en esta estrategia son las siguientes:

– Solo actuaré en gráficos de 1h-4h y 1D.

– Solo actuaré en velas envolventes alcistas cuando la tendencia principal sea alcista.

– Solo actuaré en velas envolventes bajistas cuando la tendencia principal sea bajista.

– El Take Profit será dos pips menores al tamaño de la vela envolvente, sin contar las sombras. esta regla puede ser objeto de alteración debido a niveles de soporte y resistencia, niveles 00, 50, que me pueden hacer rectificar el punto de take profit a fin de asegurarme un poco más la ejecución de éste.

– El Stop Loss estará colocado por debajo de la sombra de la vela envolvente o de la inmediatamente anterior (en posiciones a largo) o, por encima de la sombra de la vela envolvente o de la inmediatamente anterior (en posiciones a corto).

Y se acabó!! Estrategia simple con la que las probabilidades de acierto son altas y las distancias al stop razonables. Al ser una estrategia basada en un único patrón que no siempre se da, resulta recomendable abrir el espectro de actuación a varios pares, ya que esta estrategia es extrapolable a cualquier par.

Anuncios

Sense Mantra Vs Sense Ultra. Polivalencia Vs Competición.

Hacía mucho tiempo que Salomon no acababa de “hacerme tilín” con ningún modelo de zapatillas que sacaban al mercado, exactamente los seis años que se cumplieron desde que adquirí mis últimas XA PRO-3D. Pero este “maleficio” se ha roto recientemente y las culpables no han sido otras que las Salomon Sense Mantra, las cuales captaron poderosamente mi atención desde el primer momento que las tuve entre mis manos.

Mantra

Ya antes de probármelas ví en ellas características que me parecían fundamentales en una zapatilla a día de hoy. Primeramente, su peso, ampliamente por debajo de los 300 gramos ya era un punto a su favor. Por otra parte, su drop de 6 mm, así como una protección del pie cuidadosamente estudiada, en la que no falta de nada pero donde tampoco sobra, me sedujeron totalmente. Una vez puestas comprobé que su apariencia no engañaba. Su ajuste me pareció excelente y el feeling caminando con ellas fue de ligereza y protección. Estos primeros pasos también me inclinaron a pensar que su estabilidad tenía que ser muy buena, a pesar de no contar, afortunadamente, con especiales dispositivos para lograrlo.

Finalmente me animé a adquirirlas, principalmente porque llevo una temporadita con una metatarsalgia que me está dando la lata y las Mantra me ofrecen lo que otras zapatillas de características parecidas que tengo me niegan; una protección de la parte delantera de la fascia contundente.

Diez kilómetros de rodaje a ritmo intenso me bastaron para saber que con este modelo podía competir en el LTBCN (71 k) con ciertas garantías de que mi lesión no iba a agravarse, así que, al día siguiente, estaba en la línea de salida del LTBCN con mis inmaculadas Sense Mantra.

LTBCN_equipoLo cierto es que esta iba a ser una prueba de fuego en toda regla. Las condiciones meteorológicas fueron muy duras, lloviendo prácticamente durante todo el día y teniendo que atravesar por ello muchos tramos delicados de barro y roca mojada.

Conforme avanzaban los kilómetros más me reafirmaba en las virtudes que había encontrado casi sin ponerlas a prueba. Su capacidad de amortiguación y protección me estaban pareciendo sobresalientes lo que, para su peso, es todo un logro. También me estaba sintiendo muy cómodo con ellas, demostrando, a su vez, una capacidad de evacuación del agua muy buena, a pesar de la lengüeta Endofit, que envuelve la parte central del pie y que, a priori hace pensar que frenará la salida de agua. Los únicos puntos mejorables que le encontré son la tracción y agarre de su suela en roca mojada, para lo cual siempre es difícil alcanzar la excelencia, pero también es cierto que he probado modelos que funcionan sustancialmente mejor que las Mantra sobre esta superficie, eso sí, a costa de una escasa duración de su suela. De todos modos, la el compuesto Contagrip nunca ha sido Santo de mi devoción. RDJ_8731_carreraPor otra parte, la rigidez de la suela en la parte de los metatarsos (gracias al Profeel) y que tan bien me estaba viniendo para proteger mi lesión, me estaba provocando no ser tan preciso en las bajadas especialmente técnicas. Esto es debido a que estoy muy acostumbrado a la flexión en esta zona, que es lo que me transmite sensación del terreno y que yo interpreto para actuar en consecuencia y mantener la estabilidad. Con las Mantra siento que mis apoyos deben ser ligeramente diferentes, lo cual no quiere decir que peores y es algo a lo que debo adaptarme. Desde luego, con la lesión que padezco, las ventajas son muy superiores a los inconvenientes.

Ni que decir tiene que los kilómetros fueron pasando y las Mantra me condujeron felizmente a la meta en poco más de 8 horas, sin mayores consecuencias que unas piernas lógicamente doloridas, pero no especialmente, ello a pesar de que aproximadamente el 80-85% del recorrido era perfectamente “corrible”, lo que hizo que el impacto a soportar fuera mayor que en otras pruebas de similar distancia.

Bueno, el caso es que, embriagado todavía con el efecto “Sense” decidí dar un paso más, así que, con el objetivo de aumentar mi arsenal de “pesos pluma” con protección plantar, me decidí por las Salomon Sense-Ultra.

Sense UltraPara su puesta de largo decidí completar un recorrido de 32 kms. y poco más de 1800+ por el Parque Natural del Montseny. Nada más arrancar me dí cuenta de dos cosas. La primera, que son rapidísimas. Su escaso drop de 4 mm unido a un peso de 210 gramos y un ajuste espectacular, hacen que salgas volando sin darte casi ni cuenta. Por otra parte, sin embargo, su escasa amortiguación y su rigidez en la suela, hacen que, en mi opinión, no sea una zapatilla para todos los públicos (de las Mantra a estas hay un salto bastante grande). Para sacarles partido y no sufrir lesiones con ellas estimo imprescindible cumplir dos requisitos; tener una buena técnica de carrera, en la que aterrizar de talón no debe contemplarse como opción y, además, ser preciso en los apoyos, ya que no toleran demasiado los errores y su protección lateral es prácticamente inexistente. No debemos perder la perspectiva de que es un modelo orientado a la competición. Quizás no tan radical como las Sense “a secas”, pero casi..

Mi técnica de forefooter, por suerte o por desgracia (porque de ahí viene mi lesión en los metatarsos), facilita que pueda sacarle partido a estas zapatillas desde el primer momento. Aun así, en las zonas técnicas he de mantener la concentración para no dar pasos en falso y, en ocasiones, me cuesta ir rápido con ellas. Lógicamente, a todo hay que irse adaptando. El agarre de su suela, sin ser malo, al igual que en las Mantra, no es sobresaliente. También hay que tener en cuenta que un compuesto más blando iría en detrimento de una ya de por sí corta vida útil.

Desde luego subir con ellas es un placer. La tracción que otorgan sus tacos es buena y su ligereza una bendición. En llano sencillamente se vuela y, bajando, si el terreno no está muy roto, también. La protección de la puntera es más que suficiente para no sufrir golpes en los dedos y la protección de la planta del pie, como ya comenté con las Mantra, una característica a agradecer.

Entreno MontsenyTras completar sin problemas los 32 kilómetros planeados mi conclusión es que es una gran zapatilla, pero que hay que tomarse con prudencia. A pesar de que Salomon las propone como modelo para ultras yo, por ahora, no me planteo, ni por asomo, completar ninguno con ellas. Prefiero acometerlos con las Mantra y, mientras, seguir realizando entrenamientos como el descrito con las Sense-Ultra, a fin de alcanzar una plena adaptación a este modelo sin llevarme sorpresas desagradables.

En fin, me alegro de que Salomon haya sacado al mercado estos modelos. Las Mantra me parecen un modelo muy interesante y polivalente. Quizás las etiquetaría como “las XAPRO-3D de trail-runnig 2.0”. A mi, personalmente, me están salvando la temporada 🙂