Brooks Pure Grit. Minimalismo contenido y libertad sin límites.

Hace tiempo que tengo este modelo de zapatillas. A diferencia de LaSportiva Crosslite 2.0, Brooks Cascadia, Brooks Ghost  y Launch (estas dos últimas para asfalto), las Pure Grit me las calzo esporádicamente y para entrenamientos muy concretos. Lo cierto es que comulgo lo justo con el tema del minimalismo, pero también entiendo que la ligereza es un ingrediente importante que nos puede llevar a alcanzar un mayor rendimiento.

En su momento las adquirí, simplemente, porque me llamaron la atención. Quería algo ligero con prestaciones y me parecieron buena opción, sin irme a los extremos del minimalismo, a un precio razonable.

La primera sensación que tuve al ponérmelas fue de comodidad y de libertad total de movimientos. Son como un chicle y el tejido empleado, agradable. La gran ventilación de la que gozan también salta a la vista.

Los primeros entrenamientos con ellas fueron, básicamente, por camino forestal sin complicación técnica alguna. No quería arriesgarme a provocarme una lesión por saltarme algún capítulo. A fin de minimizar aun más la posibilidad de hacerme daño, tampoco excedía los 10 kms. de distancia.

Lo cierto es que desde los primeros kilómetros me llamó la atención su ligereza y amortiguación, a partes iguales. Lo que mejor puede definir lo que se siente al rodar con ellas es pensar que vas descalzo pero con algo de tacto esponjoso en la planta del pie que te protege perfectamente de las irregularidades del terreno. A esta sensación de ir descalzo hay que acostumbrarse un poco. Uno suele estar habituado a sentir el pie más sujeto y encajonado dentro de la zapatilla y aquí la película es otra, casi diría que diametralmente opuesta. El único guiño al refuerzo de la sujeción firme del pie lo compone una cinta transversal que se ubica en la parte intermedia de los ojales, sobre la lengüeta, pero que, realmente, cuando uno se aprieta los cordones, se destensa completamente, con lo que no cumple, en absoluto, su función.

Con el tiempo y gracias principalmente a la confianza que me empezó a dar su asombrosa amortiguación, decidí incrementar la dificultad técnica a fin de ver hasta dónde podía llegar con ellas.

Lo que hice fue elegir una de las múltiples trialeras en las que suelo entrenar habitualmente. El terreno es bastante variado, con tierra, rocas de distinto tamaño, algunas de ellas bastante resbaladizas, y pequeños tramos embarrados. La pendiente es fuerte pero, en ascenso y con un nivel de forma aceptable, se puede hacer corriendo perfectamente en toda su longitud.

La experiencia ascendiendo fue plenamente satisfactoria. A su gran ligereza, que te facilita el levantamiento de la rodilla y a mantener, en consecuencia, la amplitud de zancada, se suma una tracción muy superior a lo esperado. Mi conclusión al respecto es que, aparte de lo acertado,a la vez que peculiar,  dibujo de la suela, el hecho de estar formada por un compuesto especialmente blando, hace que se amolde completamente al terreno, con lo que su superficie de contacto es mayor y, asimismo, la profundidad con la que se “clavan” las rocas en la propia suela, contribuye a que la zapatilla se agarre como una lapa cuando se hace presión contra el suelo. En barro los tacos cumplen bien. No son unas Crosslite, pero se defienden como lo hacen unas Cascadia, por ejemplo.

El único “pero” es la falta de sujeción lateral, que hace que haya que concentrarse en elegir con mayor precisión dónde apoyamos el pie, ya que las pisadas en planos inclinados lateralmente hacen que el pie se desplace levemente dentro de la zapatilla, lo cual es un tanto incómodo.

Contento con su rendimiento cuesta arriba tocaba realizar “la prueba de fuego” del descenso. Lamentablemente, aquí es donde se evidencian las carencias de este modelo. Lo que comento en el párrafo precedente, cuesta abajo por terreno técnico se acentúa mucho; en mi opinión, demasiado. Realmente se puede bajar muy rápido con ellas. El agarre es sensacional, pero hay que “afinar” mucho en cada paso y no perdonan en caso de equivocarse. Si de lo que se trata es de ir más rápido gracias a llevar una zapatilla más ligera, se puede conseguir, pero a costa de una concentración en todo momento por encima de la media, con lo que el desgaste mental que supone bajar así puede no compensar en absoluto. Por otra parte, además de la comentada falta de sujeción, la protección en caso de golpear alguna piedra con la puntera es prácticamente inexistente, con lo que nos podemos hacer daño de verdad si se da la eventualidad. En fin, que para bajar a gran velocidad hay que “hilar fino” y mucho.

Ahora que ya tienen sus kilometrillos, las tengo “encasilladas” para rodajes de entre 10 y 20 kms. por caminos forestales y single track de tierra húmeda (donde se disfrutan más que cualquier otra zapatilla que haya probado antes). También son mis habituales para los entrenamientos de cuestas, para lo que me parecen, sencillamente, ideales. Aun no he conseguido igualar los registros que he establecido en mis trialeras preferidas con las Pure Grit utilizando otro modelo de zapatillas.

En cuanto a su desgaste, dado el uso que le estoy dando, creo que su vida útil se está prolongando más de lo que a priori de una zapatilla minimalista se puede esperar. Tal como se puede apreciar en las imágenes, el tejido se mantiene intacto (un poco sucio, eso sí). Por su parte, la suela conserva sus virtudes, quizás no al 100%, pero se mantiene muy cerca. Incluso, el canal frontal, que es la parte que da mayor impresión de vulnerabilidad, no tiene el menor síntoma de que se vaya a despegar del tejido superior.

Mi conclusión es que es un modelo que merece la pena probar, más que nada por experimentar la sensación de libertad y ligereza sin renunciar a una amortiguación que te protege convenientemente del impacto y las irregularidades del terreno. Si el uso que se le piensa dar es el que expongo como adecuado, creo que pueden sorprender muy positivamente.

Anuncios

2 Respuestas a “Brooks Pure Grit. Minimalismo contenido y libertad sin límites.

  1. Interesante Alvaro, hace muy poco que me he comprado unas pure grit y las sensaciones son bastante parecidas de lo que comentas. 100% de acuerdo con lo del desplazamiento del pie dentro de la zapatilla, que realmente resulta algo molesto. Estoy bastante acostumbrado a zapatillas minimalistas (actualmente utilizo unas innov-8 trailroc 235) y las sensaciones con las brooks son extrañas ya que te dan la ligereza de una minimalista pero para mí un exceso de amortiguación ya que la suela es demasiado blanda, pero eso sí, protege un poco más que las trailroc. Personalmente de momento utilizaré las trailroc para salidas cortas-medias (son un guante), las pure grit para carreras cortas en terrenos con poca piedra y unas zapatillas más protegidas (de momento unas saucony xodus) para salidas más largas. Felicidades por el blog, seguiré leyendo poco a poco. Un saludo!

    • Gracias Eduard!

      La verdad es que las Pure Grit son un gustazo cuando el terreno no es demasiado técnico, pero adolecen de falta de sujeción cuando la cosa se pone complicada. Tampoco tendrás el agarre de las Trail-roc en terreno resbaladizo.
      Las Xodus son una excelente elección para tiradas largas 🙂

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s